miércoles, 4 de agosto de 2010

Norte del Páramo

Con el Parque Nacional Sierra Nevada por un lado y la Sierra La Culata por el otro, ofrece paisajes innolvidables.
La ruta entre Apartaderos y la capital merideña es apenas de 58 km, pero merece dedicarle por lo menos un día completo para apreciar sus bellezas.

Nuestro punto de partida, Apartaderos, está a 3.342 msnm, con una temperatura promedio de 6º C. Aprovechando la altura y pureza del aire, en la cumbre de las montañas que vigilan esta población desde el sur, se encuentra el CIDA (Centro de Investigaciones de Astronomía) en Llano del Hato (con la vía de acceso al norte de Apartaderos vía Timotes). En temporada alta, está abierto al público para visitas diarias 3:00-7:00 p.m. para observar el cielo a través de sus enormes telescopios (niños/adultos - BsF 5/8).

En la curva principal del pueblo una buena parada es Refugio Turístico Mifafí (0274-888.0131). Su restaurante grande, con comida típica andina, da a la carretera. Detrás de éste hay 10 cuartos matrimoniales (BsF 240), cinco suites para cuatro de dos piezas (BsF 320), y nueve atractivas cabañas (sala con chimenea y sofá-cama dúplex, 2 cuartos matrimoniales, 2 baños - BsF 400); con agua caliente, calefacción y TV por cable. Se incluye el primer lote de leña y se vende el adicional.

Más adelante, La Casa del Páramo es el mejor sitio en toda la ruta principal para comprar artesanía. Brinda exclusividad en creaciones originales de artesanos merideños. También tiene un bello restaurante en la parte trasera.

A 200 m más adelante, posada Indio Tinjaca (0274-888.0250) tiene nueve cuartos con baño/agua caliente, TV por cable, calefacción (para 2 - BsF 200). Hay dos áreas sociales, una con chimenea, otra con TV. Su restaurante-pizzería abre al público solo fines de semana y temporada alta; pero el servicio de desayuno está disponible para huéspedes todo el año. Aparte del comedor normal hay un popular mirador en PA con vista panorámica y chimenea. Tiene su propia planta de tratamiento de aguas negras y planta eléctrica.

LOS MUCUCHÍES Con la abundancia de piedras en el suelo se observa la construcción con éstas de numerosos muros que dividen las propiedades. Debido a las mismas piedras, además de las fuertes pendientes los campesinos todavía utilizan yuntas de bueyes que remolcan arados de madera para trabajar tierras donde los tractores no sirven.

En la entrada a San Rafael de Mucuchíes, una parada imprescindible para admirar la preciosa capilla de piedra construida por Juan Félix Sánchez cuando tenía 84 años como una muestra de su gran fe en Dios.

A 500 m antes de la capilla, posada San Rafael de Mucuchíes es una bonita oferta construida por los propios dueños Omar y Mary Monsalve, utilizando la primera casa erigida en 1868 por el padre de Juan Félix Sánchez como base para su ampliación. Hay 14 cuartos (una de 2 piezas y 2 baños más chimenea) y un apartamento en la misma casona (con entrada externa) con cocinita-comedor-sala con chimenea, 2 sofá-camas M, cuarto con M, baño. Todos tienen baño/agua caliente, calefacción; incluyen desayuno (cena aparte). Opcionales: paseos a caballo.

En La Toma, siga la salida para Mivivó donde se encuentran las dos primeras Mucuposadas (El Trigal y Santa Bárbara - acceso en cualquier vehículo) de un total de seis, montadas con el apoyo y asesoría de la Fundación Programa Andes Tropicales (PAT) como parte de su proyecto para desarrollar el turismo rural. Además del disfrute de las posadas y el entorno, el uso de servicios turísticos comunitarios por parte del visitante es una significativa colaboración en los esfuerzos de conservación y desarrollo sostenible de la región andina. Para organizar el viaje completo, con paseos y logística es recomendable contactar a PAT. Su página www.andestropicales.org tiene una descripción completa de cada una además de las excursiones que pueden incluir estadía en varias de éstas. Desde Mucuchíes, hacia el noroeste, dos más son El Nidal del Gavilán (en carro normal) y Agüita Azul (solo 4x4); y, hacia el sureste, vía el Páramo de Gavidia, El Descanso y Michibá (en carro normal). Todos están en pequeñas casas familiares antiguas, muy sencillas pero cómodas y con buenos servicios, que han sido acondicionadas por sus dueños (sus anfitriones) para brindar hospedaje-

A 3 km después de salir de Mucuchíes, un letrero indica dónde cruzar para la subida (sin problema en cualquier carro) de 2,3 km hasta Balcones de la Musui Hostería de Montaña. Su hospedaje acogedor consta de ocho cabañas para 2-4, un módulo con siete cuartos matrimoniales normales y dos amplias suites con troja; todos + baño/agua caliente, secador de pelo, cafetera, calefacción, vista bella.

La PA del bellamente decorado edificio principal alberga la recepción, el restaurante grande (comida sabrosa), una muy acogedora tasca con chimenea central, sala con TV satelital/VHS (y baúl lleno de películas para niños). En el semisótano, hay un salón múltiple, sala de juegos, una cava con unas 350 botellas de vino, y un atractivo único: unos 22.000 discos de colección del fundador de la posada, César Lemoine (quien recientemente murió), de los cuales los huéspedes pueden seleccionar los que deseen escuchar.

Todas estas áreas tienen una vista estupenda del valle y las montañas a través de ventanales en todo el frente.

MUCURUBÁ-ESCAGÜEY Al extremo sur de la calle principal que atraviesa Mucurubá está Casa de Cribar, identificada como el Centro Religioso, Cultural y Artesanal Andino (a diario 8:00 a.m.-9:00 p.m.), incorporando una exposición permanente y venta de artesanía (la mayoría creada por artistas que trabajan aquí mismo), restaurante (para huéspedes), sala de reuniones, Internet, unos recibos con chimeneas, la Capilla del Perdón, una escultura enorme alusiva a la creación, un rincón dedicado a la Virgen del Huequito, un salón grande con figuras que representan los vicios y las virtudes para incentivar a los visitantes a reemplazar los malos hábitos por buenos, masajes opcionales y ¡hasta hospedaje!

En este edificio hay 11 cuartos agradables hasta para 9; y detrás de éste, cinco enormes cabañas.

En la entrada de Mucuchíes, el hotel-restaurante Castillo San Ignacio ¡no es para nada "típico"! Imposible equivocarse, ¡es un enorme castillo de piedra y ladrillos de cinco pisos! Hay 30 cuartos y suites, todos diferentes, con detalles como antigüedades, cabeceras de cama de madera tallada a mano, contraventanas con vidrios de colores. Su restaurante parece el gran salón de un castillo medieval, con enormes vigas de madera, paredes de piedra cortada, y mesones rústicos. También hay un gran salón para reuniones/eventos.

Hacienda Escagüey, consta de dos ofertas. A 4,5 km al sur de Mucurubá, la más visible es "La Casona Viva La Independencia", que data de 1878. Tiene ocho cuartos para 2-4 con baño/agua caliente y dos múltiples (c/u con 4 literas) con baño externo, salón de usos múltiples, restaurante-bar (solo para huéspedes), y todas las áreas decoradas con antigüedades y artesanía típica. La otra alternativa es "Estancia La Cañada", en las montañas a corta distancia hacia el norte. Es un bellísimo complejo con diseño y materiales tradicionales, decorado al estilo rústico pero sofisticado y con obras originales de arte moderno por todas partes que dan un toque muy elegante. Hay una agrupación de cuartos normales, suites, suites junior y la cabaña "La Lomita"

También cuenta con restaurante-bar, estar muy acogedor con chimenea, salas de juegos y reuniones, parque infantil, cunas y corrales disponibles.

Opcionales son traslados, alquiler de vehículos, guías, excursiones y más. En temporada alta, a partir de las 5:00 p.m., ellos tienen recreadores para entretener a los niños, de acuerdo a sus edades, con juegos, fogatas y toda clase de actividades.

Igualmente, les sirven a los chicos su cena temprano. Así, los padres pueden disfrutar un rato en privado; y, por un costo aparte, pueden arreglar el cuidado de sus pequeños al día si quieren salir para tomar un paseo que no sea apto para niños.

Una oferta económica cerca de Cacute es Cabañas Villandina, con nueve lindas opciones para 4-7; todas con baño/agua caliente, TV por cable, sala-comedor con chimenea, cocina, parrillera. Hay un mirador con bella vista y parrillera, parque infantil y comidas disponibles por encargo.

Fuente: El Universal.